viernes, 11 de agosto de 2017

Auto de mal formar

La literatura engorda y te extraño tanto. Lamo los platos en los que comimos ayer. Tu recuerdo es un resto pegado en la loza del pasado. Escribí un cuento que parece poema, lo mandé a la chingada y me lo regresaron. Qué paredes te separan de mí, dónde están los signos de interrogación, quién es el escritor de tus días. Llegaron los libros de pasta dura, me humillaron, se burlaron de mis ediciones de autor, me dijeron que no servía para nada. Soy un bueno para nada. Soñé contigo la otra tarde, mientras trabajaba, te hacía el amor con tocino, pero tú me decías que no comías carne. Cuando desperté seguía siendo el mismo gordo de siempre, el gerundio con lonjas, el que te piensa en hipótesis de flores. Bueno, sigo en lo mío, es decir, pobrecito.

Invertido

¿Quién le lanzará la primera culpa a esas piedras?

Actualidad

Madre de todas las bombas, haz de esta cena la última.

Sobre la capacidad de las sandalias para andar entre clavos

Buñuelos y relámpagos, tempestad de videos pornográficos: la suegra con el yerno, primos, rapidín, tríos, orgías, en la calle, a escondidas, cámara oculta, zoofilia, incesto, resurrección, pedofilia, futbol. 2+2= 5 o de cómo preparar chilate ex nihilo. La más alta perversión está relacionada con el verbo ser. Hay que usar escalera en el diálogo generacional, le falta un peldaño al éxito, de ahí que todos ganen, todos ponen, todos todos, dos, os. El café lo sirven tarde porque las fronteras están cerradas, los países son cárceles, sin galletas, puras patadas en los testículos de los museos, nacionalidad como crítica del cruce ilegal. Por cada poema que se escribe hay un niño analfabeta, relación horizontal de la matemática pedestre. Los extremos se frotan. Viejos, carecen de libido los cerros, lívidos sus rostros, casi muertas las cervezas de sus corazones, papilas gustativas destruidas, salsa valentina en los textos de sus recuerdos. Pero hay una montaña drogadicta, y no quiere ayuda. Líquida y negra, aguja que se dirige a la vena del brazo gigante, gota de sangre entre los árboles, languidez poética, gerontofilia suspendida, flotan las grutas de la certeza.

La victoria

Al alza los asesinatos junto con los libros de poesía
Cada vez hay + embarazos y - amor (mucho menos)
Las horas de trabajo cuesta arriba
Las horas de descanso cuesta abajo
Un niño es hecho pedazos por la bomba justiciera
Allá quedaron sus piernas entre los restos de sorpresa
Imágenes que viajan a la velocidad de los likes
El átomo nos fundó y el átomo nos destruirá
Doctores y maestros y licenciados que pueden irse al carajo
Todos tienen la razón en alguna parte escondida
Los médicos se han cansado de matar a los enfermos
Y también hay pordioseros que violan a sus hijos.

Libros, ¿para qué?

Otro de esos días en donde se celebra algo para que las personas no encuentren sus vidas tan aburridas, me refiero al día internacional del libro que fue el 23 de abril.

El objetivo, coinciden todas las fuentes y estudios científicos (¿cuáles?), es fomentar la lectura, promover la industria (mafia) editorial y proteger la propiedad intelectual. Sólo les faltó decir ¡Viva la Virgen de Guadalupe!

Tantos libros se han escrito y casi todos son hijos del plagio, quien niegue esto que demuestre lo contrario. Guiñando el ojo recordaré a aquel escritor que expresó: "sólo hay dos temas en la literatura universal: el sexo y la muerte".

Alguien más, paráfrasis hermética, mencionó que la literatura se la ha pasado repitiendo las mismas historias durante toda su existencia (occidental), no más de nueve argumentos. Yo digo que por mucho que me queje nada de esto va a cambiar, es más, siguiendo la inevitable estadística, cada que respiro un libro se publica. ¡Terrible!

¿Qué cuáles libros son mis preferidos? Gracias por preguntarme, yo mismo. Hay varios, voy a mencionar a algunos de mis plagiarios favoritos junto a su obra: "Celestino antes del alba", Reinaldo Arenas; "Un redoble muy largo", Manuel Echeverría; "Cándido", Voltaire; "Rubaiyat", Omar Khayyam; y "Gargantúa y Pantagruel", Rabelais.

Las edades de la poesía

Si hay una poesía juvenil también existe una poesía adulta que llegará a la vejez, ésta pasó por la adolescencia e incluso fue poesía bebé. Me declaro seguidor de la poesía que aún no ha nacido.